TODO ESTA PREVISTO EN CUANTO A MAYUSCULAS

Escrito por: RAFAEL PERALTA ROMERO
(rafaelperaltar@hotmail.com)




Portada de la ortografía de la lengua española



En la entrega anterior hemos señalado las reglas generales para el uso de la mayúscula, pero las normas específicas están registradas con singulares detalles en la Ortografía de la Lengua Española (2011). La primera función de la mayúscula en español es diferenciar el nombre propio del nombre común. El nombre propio se refiere a seres únicos, animados o inanimados (personas, animales, lugares geográficos, instituciones, obras de creación, acontecimientos).

El nombre común tiene por función clasificar (animal, hombre, abogado, ciudad), aunque en unos casos el nombre común pasa a identificar a seres concretos (Ángel, Rosa, Flor, Margarita, Estrella). Por el contrario, un nombre propio se comporta a veces como sustantivo común, entonces va en minúscula. Ej. Es un judas (traidor). Usa unos quevedos (tipo de lentes). Iba tocado con un panamá (sombrero).

El sustantivo común que interviene en las expresiones denominativas, irá en mayúscula si forma parte del nombre del sujeto al que nombra (Universidad, Partido, Ministerio…). En otros casos sigue en minúscula, como en: río Ozama, pico Duarte, mar Caribe.

Algo parecido se da con el artículo que precede a ciertos nombres (La Vega, La Romana, El Salvador, La Cuaba) pero si el artículo no es parte del nombre se escribe en minúscula, como en el Perú, el Vaticano, los Alpes y la Florida.

Se sabe que nombres y apellidos se escriben con mayúscula inicial y a ellos se agregan los apodos, seudónimos y nombres artísticos (Azorín, Ceja Rodríguez, Jack Veneno, el Caballo) y otras formas que fungen de antropónimos (Toño Leña, Fulano de Tal, Alfonso el Sabio, Juana la Loca, Isabel la Católica)

En cuanto a los nombres de los lugares, accidentes geográficos, regiones del mundo, barrios, urbanizaciones, hay que insistir en que la palabra común que los antecede requiere mayúscula. Por ejemplo: carretera Sánchez, bahía de Samaná, sierra de Neiba, playa de Miches, barrio Villa Duarte, condado de Brooklin, provincia Espaillat, torre Anacaona y región Sur.

La palabra Estado, siempre que se refiera a la máxima entidad política de una nación, se escribirá con mayúscula, pero si se trata, por ejemplo, a un estado de la Unión Americana, no es preciso la mayúscula, por tanto se escribirá: El estado de Nueva York, el estado de la Florida. Las formas de gobierno de un Estado se nombran con sustantivos comunes (república, monarquía, imperio). Pero en unos casos estas palabras forman parte del nombre y entonces asumen la mayúscula. Por ejemplo República Dominicana, Reino de España, Principado de Mónaco, República Argentina.

Por cierto que las palabras /argentina/ y /dominicana/ también son adjetivos y como tales se escriben con minúscula cuando no nombran el país respectivo, aunque se refieran al gentilicio). Ej.: Artista argentina, música dominicana.

Marx, Lenin, Cristo o Mao han creado corrientes de pensamientos, pero esos nombres no requieren mayúscula inicial, como sus creadores: marxismo, leninismo, cristianismo o maoísmo, y menos aun los seguidores (marxistas…).